Cómo limpiar y activar energéticamente las piedras, cristales o gemas

30/05/2018 0 comenta

A estas alturas ya habrás percibido mi tendencia hacia las piedras, cristales o gemas. He hablado de su poder curativo, propuesto elixires, masajes faciales con piedras, vahos, tónicos, en fin, os he animado a introducirlas en la vuestra rutina de auto-cuidado pues la energía de las piedras naturales puede transformarnos y cambiar nuestras vidas. En esta ocasión te cuento cómo limpiar y cargar las piedras naturales.

Las piedras poseen la capacidad de recibir, contener, proyectar, emanar, refractar y reflejar la luz. Su poder oculto se ha venido empleando, con las más diversas intenciones y modos, desde que existe el ser humano en la Tierra. Llevar piedras engarzadas en forma de joya, más allá de aportar belleza, puede beneficiarte a la hora de canalizar mejor la energía. Si percibes algo negativo a tu alrededor te protegen y si es sientes algo que proviene de tu interior, te ayudan a transformarlo en positivo.

Las piedras y los metales son como llaves que sirven para desbloquear nuestro potencial como seres humanos, permitiendo mejorar nuestra calidad de vida. Algunas de las piedras o cristales expanden nuestra conciencia, otras calman el estrés. También se encuentran aquellas que incrementan la concentración, mejoran la creatividad o potencian nuestra capacidad comunicativa. Puedes o no tener fe en ellas. Se activarán de todos modos. Pero, para que cumplan con su propósito específico, resulta esencial saber cómo limpiar y cargar las piedras naturales (y a veces, elegirlas).

Selección de piedra

Únicamente has de intentar dejar la mente en blanco y estar atento a la llamada de la piedra. Aquella que atraiga tu atención será la que más necesites en ese momento determinado.

Las piedras poseen la capacidad de ayudarlo de varias maneras  (amor, manifestar dinero, eliminar la ansiedad, miedos, inseguridades, comunicación). Requisito, has de guiarlas, asignarles un propósito.

Limpieza

Todas las gemas o cristales, ya sean piedras pequeñas, bolas de cristal, varillas sanadoras o joyas, deben limpiarse antes de ser usadas o llevarse puestas, ya que los cristales captan y absorben influencias energéticas.

Hasta que una piedra llega a tus manos ha pasado, previamente, por varias. Desde la extracción, son diversas las energías a la que la piedra/s se ve sometida; tanto buenas o positivas para la piedra y para ti como negativas.

Se dice que algunos cristales no precisan de limpieza, el citrino por ejemplo, pero nunca está de más una limpieza energética.

Las piedras son muy delicadas y deben ser tratadas con mucho cuidado. Algunas cuentan con una dureza mayor que otras. Pero, todas ellas, merecen un cuidado óptimo.

Métodos de limpieza:

Agua corriente:

Pon la piedra o pieza de joyería sobre el agua corriente. Mientras estás en ello, fija una intención sobre la piedra pidiendo que se elimine toda negatividad. También puedes utilizar un recipiente de cristal con agua mineral y dejar  la/s joyas/piedras durante una noche a la luz de la Luna. En caso de tratarse de joyas de plata con baño de oro evitaría este procedimiento puesto que puede dañar el baño de la pieza.

Aunque hayas oído hablar de utilizar sal marina con agua, evita este método pues podrá dañar las piedras. Algunos cristales, como la selenita, son solubles al agua, por lo que nunca deberían limpiarse con agua y sal.

Los cristales han de secarse de manera natural sobre un paño limpio de algodón. No los frotes con el paño.

Incienso:

Pasa la piedra o pieza de joyería sobre el humo de incienso (a ser posible natural como Palo Santo). Igualmente, establece la intención de eliminar cualquier resto energético nocivo para la piedra. El mismo método lo puedes realizar con la llama de una vela.

Uso de otras piedras:

Piedras como la Cornalina y el Cuarzo Cristal limpian otras piedras. Si cuentas con estas piedras es muy sencillo. Lo único que has de hacer es guardar las otras piedras o joyas junto a una o varias Coralinas o Cuarzo Cristal. También puedes dejarlas sobre una drusa de Cuarzo Cristal o Amatista durante toda una noche para que se produzca la limpieza.

Arroz Integral:

Deposita los cristales en un cuenco de barro con arroz integral sin refinar durante toda una noche. Tira el arroz a la mañana siguiente.

Visualización:

El método menos físico de todos pero igual de efectivo. Si te van las visualizaciones, coloca un paño de tejido natural frente a ti. Sobre él deposita la/s piedras, joyas/s y visualiza una cascada de agua sobre los elementos, atravesándolos, limpiándolos profundamente. Continua con la visualización el tiempo que estimes oportuno.

Cargar los cristales, fijar una intención

Una vez realizada la limpieza de tu/s joya/s, piedras, has de cargarlas con una intención, con tu propia energía, asignándoles un propósito, haciendo tuya la pieza.

Una manera sencilla es sujetando la pieza entre las palmas de tus manos, enviando energía hacia la piedra. Visualiza la piedra brillante, iluminada. Y posteriormente, fija la intención, el objetivo que va a tener la piedra o joya en tu vida.

Siempre mejor sujetar el cristal sobre la mano izquierda (la mano receptiva). Para programar el cristal para un uso específico, concéntrate en la función prevista del cristal (curación de una enfermedad, protección o amor).

Una vez que hayas fijado el propósito del cristal, finaliza el proceso diciendo: Dedico este cristal para (su propósito).

Y a partir de ese momento, úsala, y evita que toquen tus piedras; pues de nuevo se verá afectada por otras energías. No te obsesiones, pero cuántas menos manos, mejor. Si en algún momento sientes que has de limpiar la piedra de nuevo, ya conoces el proceso.

Cuida de tus piedras

Algunas gemas preciosas se desvanecen después de una exposición prolongada a la luz solar. Cuando no estés usando tus cristales, colócalos en una bolsita de algodón o terciopelo o envuélvelos en seda para mantenerlos seguros.

Aunque algunas piedras son de naturaleza solar, evita la exposición solar excesiva. Deja tus joyas en casa antes e ir a la playa, piscina o hacer deporte al aire libre. Sin embargo, la luz de la Luna, para la mayor parte de las piedras, aporta una energía especial (sobre todo en Luna Llena y Nueva). Si todavía no sabes si eres lunática, te invito a conocer todo lo que la luna puede hacer por ti.

La Tierra, en su perfección e inteligencia, nos aporta aquello que necesitamos en cada momento. Quizá pienses que sea sugestión de la mente, efecto placebo pero, una vez más te digo, que más allá de convencerte, te invito a que lo pruebes o compruebes por ti mismo. Si a lo largo de la historia de la humanidad se han empleado las piedras en sus diferentes usos, por algo será ¿no?

Shanti Shanti ole!

Quizá te interese