Ajna, el ojo que todo lo ve

26/02/2018 0 comenta

El sexto chakra, Ajna, ubicado en el entrecejo, en el área del tercer ojo, es el centro de la intuición. Un tercer ojo invisible pero poderoso, espiritual, cuyo significado va más allá de la sabiduría. Ajna te conducirá hacia un conocimiento interno, guiándote, si se lo permites. La clave está en cómo desarrollar el sexto chakra.

Ajna abarca la glándula pituitaria, los ojos, la cabeza y la parte inferior del cerebro. En él se asienta la fuerza psíquica superior, la capacidad intelectual de diferenciación, la capacidad del recuerdo y de la voluntad. A nivel físico es la central de mandos del sistema nervioso central.

Cualquier acto presupone pensamientos e ideas que pueden ser alimentados por patrones emocionales inconscientes, pero también por el conocimiento de la realidad. A través del tercer ojo estamos unidos al proceso de manifestación mediante la fuerza del pensamiento. Todo saber que se manifiesta en la creación existe en forma pura y no manifestada. Podemos compararlo con una simiente en estado latente que posee, contenidas, todas las informaciones de las que surgirá la planta.

Como el tercer ojo sirve de asiento a todos los procesos de concienciación, aquí obtenemos la facultad de la manifestación hasta la materialización y desmaterialización de la materia. Podemos crear nuevas realidades en el plano psíquico y disolver viejas realidades.

Sin embargo, en general, este proceso no se produce de forma automática y sin una actuación consciente. La mayoría de los pensamientos que determinan nuestra vida son controlados por nuestros patrones emocionales no liberados y programados por juicios y prejuicios tanto propios como ajenos. De esta forma, con frecuencia, nuestro espíritu no es quien domina, sino el servidor de nuestros pensamientos cargados de emociones.

Lo que percibimos y vivimos fuera es siempre y en último término una manifestación de nuestra realidad subjetiva. Con el desarrollo de nuestra conciencia y la creciente apertura del tercer ojo siempre podemos dirigir conscientemente este proceso. Nuestra capacidad de imaginación genera la energía para cumplir una idea o un deseo.

Al mismo tiempo, tenemos acceso a todos los planos de la creación que se encuentran detrás de la realidad física. El conocimiento de los mismos nos llega en forma de intuición, mediante visiones o a través de la clarividencia auditiva o táctil.

Un tercer ojo abierto

En la actualidad existen muy pocas personas cuyo tercer ojo esté completamente abierto; su desarrollo trae consigo un desarrollo de la conciencia avanzado.Describir todas las facultades y capacidades perceptivas que proporciona un tercer ojo abierto resulta complejo.

  • Percibirás el mundo de una forma nueva. Probablemente poseerás también una facultad bien desarrollada de visualización y captarás intuitivamente muchas relaciones.
  • Tu espíritu está concentrado y simultáneamente abierto para las verdades místicas. Te das cada vez más cuenta de que las manifestaciones exteriores de las cosas son sólo un símil, un símbolo en el que un principio espiritual se manifiesta en el plano material.
  • Tu pensamiento está guiado por el idealismo y la fantasía. Tal vez también observes que, de cuando en cuando, tus pensamientos e ideas se cumplen espontáneamente.
  • Cuanto más se desarrolle tu tercer ojo, más descansará tu pensamiento sobre un conocimiento directo e interior de la realidad.
  • Acontecen desarrollos parciales del sexto chakra, como la clarividencia o la clarividencia táctil en determinados planos existenciales. Otros, en ocasiones, reciben intuiciones de otras dimensiones de la realidad; como por ejemplo a través de la meditación o en sueños.
  • Tu intuición y tu visión interior te abren el camino hacia todos los planos más sutiles de la realidad.

Funcionamiento inarmónico

  • «pesadez de cabeza». Eres una persona que vive casi exclusivamente a través del intelecto y de la razón. Al intentar regular todo mediante el entendimiento sólo das validez a las verdades que te transmite tu pensamiento racional.
  • Solo validas aquello es es filtrado por el entendimiento, verificable y probable con métodos científicos. Rechazas el conocimiento espiritual por acientífico e irrealista.
  • Intentas influir sobre las personas o las cosas con la fuerza del pensamiento para demostrar el propio poder o para satisfacer las necesidades personales.

En general, suele estar alterado simultáneamente el chakra del plexo solar, el chakra cordial y el coronal. Cuando, a pesar de algunos bloqueos, el tercer ojo está relativamente abierto, se instala una sensación de aislamiento y a la larga, no se alcanza la satisfacción deseada.

Otra repercusión de las energías mal dirigidas en el sexto chakra aparece cuando el chakra radical está alterado y cuando existen otros chakras cuyo funcionamiento armónico está bloqueado. Entonces puede suceder que, aun cuando tengas acceso a los niveles más sutiles de la percepción, no reconozcas en su verdadera significación las imágenes e informaciones recibidas. Éstas se mezclan con tus propias ideas y fantasías, que provienen de tus patrones emocionales no procesados.

Cuando el flujo de energías en el sexto chakra está bastante obstruido,

  • La única realidad es el mundo exterior visible. Tu vida estará determinada por deseos materiales, necesidades corporales y emociones no reflexivas.
  • Rechazas las verdades espirituales, puesto que para ti se basan en imaginaciones o en ensoñaciones insensatas que no representan una referencia práctica.
  • Tu pensamiento se orienta fundamentalmente hacia las opiniones predominantes.
  • En situaciones que exigen mucho pierdes fácilmente la cabeza. Posiblemente, también eres muy olvidadizo. Las alteraciones de la visión, que a menudo acompañan a una hipofunción del sexto chakra, son una llamada de atención para mirar más hacia el interior y para conocer también aquellos ámbitos que se hallan detrás de la superficie visible.
  • En caso extremo, tus pensamientos pueden ser poco claros y confusos y estar totalmente determinados por tus patrones emocionales no liberados.

Cómo desarrollar el sexto chakra

Experiencia natural:

El tercer ojo se estimula con la contemplación de un cielo nocturno profundamente azul y plagado de estrellas. Esta experiencia abre el espíritu a la inmensidad de la creación.

Terapia del sonido:

Todos los sonidos que tranquilizan tu espíritu y lo abren son adecuados para activar y armonizar el chakra frontal. La música «Nueva Era», músicas clásicas tanto de Oriente y Occidente, en particular de Bach.

El chakra radical se activa mediante la vocal «i». Mantra: KSHAM

Cromoterapia:

Un añil transparente repercute sobre el sexto chakra abriéndolo y clarificándolo. Da al espíritu tranquilidad interior, transparencia y profundidad. Además, potencia y cura los sentidos y los abre para planos más sutiles de la percepción.

Gemoterapia:

Amatista, Lapislázuli, Zafiro añil, Sodalita.

Meditación & pranayama:

Una sensación de hormigueo o palpitación alrededor del área del tercer ojo durante o después de la meditación es una señal de que se está abriendo este chakra.

La técnica de respiración Pranayama denominada Brahmari o respiración de la abeja ayuda con el chakra 6; además permite aliviar la tensión en la cabeza.

  1. Lleva ambas manos a tu cara.
  2. Coloca los dos dedos medios sobre sus ojos.
  3. Permite que los dedos índice descansen en la línea de las cejas y los dedos meñiques debajo de los pómulos.
  4. Cierra tus oídos con tus pulgares.
  5. Haz una inhalación profunda y exhala la palabra AUM con el énfasis en el sonido «M» mientras generas un zumbido como el de una abeja.
  6. Realiza el mismo ejercicio durante unos minutos.

Cuanto más trabajado tu sexto chakra,  más desarrollado tendrás tu sexto sentido que te ayudará en tu día a día.

Mañana fin de la chakra semana.

Namaste!

Quizá te interese

Deja un comentario