Controla tu energía y digestión con el chakra Manipura

23/02/2018 0 comenta

Al tercer chakra le corresponde un complejo ámbito de funciones. Está relacionado con el elemento fuego que significa luz, calor, energía y actividad y en el plano espiritual, también purificación. Y es por ello que se ha de aportar luz para abrir el tercer chakra y llenarlo de energía.

También conocido como chakra del plexo solar o «del poder», representa nuestro centro energético. Aquí absorbemos la energía del Sol que, entre otras funciones, alimenta nuestro cuerpo etérico, nutriendo también de vitalidad al cuerpo físico.

En el tercer chakra entramos en una relación activa con las cosas y con las personas. Nuestras relaciones interpersonales, simpatías y antipatías y la capacidad de establecer vínculos emocionales duraderos, corresponden al chakra del plexo solar.

El chakra Manipura es el asentamiento de la personalidad, donde se ubica la identificación social y la pertenencia a un determinado grupo. Funciona como el almacén de los juicios, opiniones y creencias que hemos almacenado respecto e nosotros mismos así como también respecto a todos y todo con lo que hemos estado en contacto. También es el asiento de la autoestima, el poder, la voluntad, la capacidad para discernir y la identidad masculina.

Localización: El tercer chakra se encuentra aproximadamente dos dedos por encima del ombligo. Se abre hacia delante.

Purifica los instintos y deseos de los chakras inferiores, dirigiendo y utilizando su energía creativa. También manifiesta, en el mundo material, la plenitud espiritual de los chakras superiores.

Cuando afirmamos e integramos conscientemente los sentimientos y deseos así como nuestras experiencias vitales estamos trabajando el tercer chakra. Es por ello que nuestro estado de ánimo depende mucho de cuánta luz dejemos entrar en nosotros. Nos sentimos iluminados, alegres y satisfechos interiormente cuando el tercer chakra está abierto; por el contrario, nuestro estado de ánimo está desequilibrado cuando permanece bloqueado o alterado. Esta sensación la proyectamos continuamente hacia el mundo exterior, de forma que la vida nos puede parecer iluminada u oscura.

Cuando existe un buen funcionamiento del chakra…

  • Se transmite un sentimiento de paz, de armonía interna contigo mismo, con la vida y tu papel en ella. Te aceptas a ti mismo y respetas los sentimientos y particularidades de otras personas.
  • De manera natural aceptas sentimientos de diversa índole, deseos y experiencias vitales; reconoces su función para la evolución, los observas desde la perspectiva positiva y los integras en tu personalidad.
  • Tu actuar entra en consonancia con las leyes naturales. Estás lleno de luz y lleno de fuerza.
  • Tus deseos se cumplen espontáneamente. Atraes lo que deseas como un imán, al estar unido a la luz de todas las cosas.

Cuando no hay armonía…

  • Quieres que todo se realice desde tu punto de vista; controlar tanto tu mundo interior como tu mundo exterior, ejercer poder y conquistar. Pero te encuentras impulsado por una intranquilidad e insatisfacción interiores.
  • Probablemente en tu infancia y juventud hayas experimentado poco reconocimiento.
  • Has carecido de autoestima. Ahora buscas en la vida exterior esa confirmación y satisfacción que te ha faltado interiormente. Es por ello que desarrollas un exceso de actividad, con el que tratas de cubrir el sentimiento de insuficiencia. Te falta serenidad interior, y te resulta difícil liberarte y relajarte.
  • Dado que te crees destinado a alcanzar reconocimiento y riqueza externa posiblemente tendrás éxito. También llegarás a sentir que la aspiración a la riqueza y el reconocimiento exteriores no pueden darte ninguna satisfacción duradera.
  • La actitud de que todo es posible de alcanzar te lleva a controlar y reprimir los sentimientos «viciosos» e indeseados, estancando tus emociones. Sin embargo, de vez en cuando, tales emociones irrumpen con fuerza, movidas por el rechazo y el control, y te inundan sin que estés en condiciones de dirigirlas adecuadamente.
  • Te exasperas fácilmente y en tu excitabilidad, se manifiesta una gran cantidad de ese enfado que te has ido tragando, sin procesarlo, a lo largo del tiempo.

Hipofunción

  • Cuando existe un funcionamiento deficiente del tercer chakra te sientes con frecuencia derrotado y sin ánimo. Adviertes, por todas partes, obstáculos que se oponen al cumplimiento de tus deseos.
  • El libre desarrollo de tu personalidad, probablemente, estuvo obstaculizado desde niño. Por miedo a perder el reconocimiento de tus padres o educadores, has retraído, casi completamente, la manifestación de tus sentimientos y te has tragado muchas cosas que no eras capaz de digerir. Así pues, se han formado «escorias emocionales» que mitigan la energía  del chakra del plexo solar y quitan la fuerza y espontaneidad a tus deseos y acciones.
  • Incluso hoy tratas de ganar reconocimiento mediante la adaptación, lo que conduce a un rechazo y a una integración deficiente de los deseos y emociones vitales.
  • En situaciones difíciles te invade una  sensación lánguida en el estómago o te pones tan nervioso que tus acciones son volubles y descoordinadas.
  • Lo que más te gustaría es cerrarte a nuevos desafíos. Las experiencias a las que no estás acostumbrado te producen angustia y no te crees realmente a la altura de lo que se entiende por una lucha vital.

Activación del tercer chakra

Contacto natural:

La luz del sol se corresponde con la luz, el calor y la fuerza del chakra del plexo solar. Si te abres conscientemente a su influjo, se activarán en ti estas cualidades.

Terapia de sonido:

El tercer chakra se activa mediante la música orquestal. En caso de hiperactividad, para tranquilizarse, cualquier música relajante que te conduzca a tu centro.

El chakra del plexo solar tiene asignada una «o» abierta. Proporciona amplitud, plenitud y alegría en la manifestación.

Mantra: RAM

Cromoterapia:

Un amarillo claro, color del sol, activa e intensifica el funcionamiento del tercer chakra. El amarillo acelera la actividad nerviosa y el pensamiento y favorece el contacto y el intercambio con los demás. Contrarresta un sentimiento de fatiga interior, aportando jovialidad.

Cuando te encuentras en un estado pasivo o de ensoñación, un amarillo claro te ayudará a introducirte activamente en la vida. Además, favorece la digestión física y la «digestión psíquica».

El matiz cromático del amarillo dorado tiene un efecto clarificador y sedante ante los problemas y enfermedades psíquicos. Potencia las actividades intelectuales.

Gemoterapia:

Utiliza el poder energético de las gemas y minerales con las piedras indicadas para el tercer chakra: Topacio amarillo, Citrino, Ojo de Tigre y Ámbar.

El poder de Manipura para tomar decisiones acertadas

Cuando tienes unas metas, deseos e intenciones claros, puedes avanzar para alcanzarlos. El Centro Chopra nos aporta un ejercicio para aprovechar el poder de Manipura. Con una serie de pautas podrás advertir la voluntad del chakra del plexo solar y así lograr cualquier objetivo que te propongas.

Si descubres que estás atascado en una decisión o si te encuentras en una encrucijada y no está seguro respecto a qué camino coger, busca una sensación instintiva en su plexo solar como guía.

  • Cierra los ojos, coloca tu mano sobre el área ligeramente por encima de tu ombligo.
  • Trae a la mente el problema o dilema.
  • Observa cómo se siente su tercer chakra cuando le das opciones con respecto al tema con el que estás batallando en tu mente. Una sensación de náuseas o de hundimiento puede indicarte que la decisión es incorrecta.
  • Si sientes luminosidad o una respiración más fluida en el plexo solar se trata de la opción correcta.

La cantidad de luz dentro de nosotros determina la claridad de nuestra visión y la cualidad de aquello que contemplamos. Además de tomar el Sol (siempre con precaución) atiene a tu chakra Manipura para contar con una buena reserva energética.

Mañana es el turno del chakra corazón el centro del sistema energético.

Sat nam!

Quizá te interese